http://muropolitico.mx/2017/11/15/punto-punto-la-guerra-tamaulipas-vii/

Punto por Punto

La “guerra” por Tamaulipas VII

Por: Mauricio Zapata
2017-11-15

Altamira es un municipio que ha sido gobernado por diferentes caciques y que en su lucha y ambición por el poder no han permitido el desarrollo de ese lugar.

Lo que salva a esta población, es sin duda, el aspecto industrial, sin embargo, la falta de visión de los gobernantes locales en los últimos 25 años no les ha permitido detonar una localidad con mucho potencial.

Altamira podría ser otra si sus alcaldes hubiesen tenido otra visión. Sería otra, si la lucha por el poder fuera un tema secundario. Sería un municipio mucho más importante que otros, si los Presidentes Municipales hubieran sido buenos.

Pero ante ello, viene a colación el trillado “el hubiera no existe”.

Lo peor es que la situación podría seguir siendo igual, porque la ambición política sigue y sigue y sigue.

Pero el 2018 pudiera ser diferente, al menos se ven dos prospectos que puedan marcar un rumbo diferente para esta localidad nacida para ser chica y seguir siendo tapada por la sombra de Tampico.

Esta es la séptima entrega del serial sobre las candidaturas a las alcaldías de Tamaulipas.

Vámonos a la tierra de Cuco Sánchez. A una de las ciudades que los antiguos españoles fundaron para ser un gran potencial y que ahora sigue siendo sólo un sueño.

PAN:

En el Partido Acción Nacional no quieren mucho a la actual alcaldesa Ana Laura Amparán, quien tampoco ha hecho mucho, ni por caerle bien a la ciudadanía ni a los de su partido. Lo anterior propiciaría que el PAN le niegue el aval para buscar la reelección. Es casi un hecho que así será y que la esposa de otro ex alcalde de ese lugar no verá alargar su periodo.

Al quite hay dos nombres. Uno de ellos es el de Ciro Hernández Arteaga que no ha soltado el tema, que trabaja para él, que se prepara para ello, que busca la nominación y busca los consensos. Que tiene trabajo y lo acrecienta como el “fajador” del PAN en el Congreso local. Veremos que dice el CDE de su partido, que no lo ven mal, pero que la decisión no vale sobre posicionamiento, sino por las “palancas”.

Hay otro prospecto. Se trata de una mujer: Beatriz Collado. Es otro plan que tiene por ahí el panismo tamaulipeco. Se trata de una mujer preparada, pero sobre todo honesta y ajena a grupos políticos nocivos en ese municipio. Lo malo de ella es que no tiene malicia y ese es un punto clave en este asunto.

PRI:

El PRI tiene muchos nombres, pero ninguno de ellos como garantía de triunfo. Su “Plan A” sería Carlos Toral, quien se quedó en el camino en el proceso electoral anterior y no consiguió la candidatura que había trabajado durante tres años de manera intensa. Hay quien dice que él era el único que podía haberle ganado a Ana Laura Amparán, sin embargo, las malas decisiones del tricolor lo dejaron en la orilla propiciando con ello la derrota del PRI en esa población.

Griselda Carrillo, la candidata perdedora también es opción, sobre todo por la presión de los grupos internos y caciques políticos en esa zona. Sería una tontería que el Revolucionario Institucional la vuelva a postular, tomando en cuenta que la gente ya está harta de los mismos nombres de siempre.

Morena, PES, PVEM, Nueva Alianza y los demás…

No, ninguno de ellos tiene mayores posibilidades. En Altamira será una elección de dos. Y no precisamente de partidos, sino de dos personas, de dos nombres. En Altamira cualquiera de esos dos podrían ser buenos alcaldes y esa visión deben tener los partidos y no dejarse presionar por los caciques.

Es cierto, puede haber algún independiente que dé batalla, pero con pocas posibilidades de ganar.

En Cinco Palabras: Ciro contra Toral, buen agarrón.

PUNTO FINAL.- En política se hacen los ajedrecistas muchos que ni a las “serpientes y escaleras” le entienden.

Twitter: @Mauri_Zapata







NOTAS DEL DIA
OPINION
ANÁLISIS Y MEDIOS




error: contenido de muropolitico.mx