https://muropolitico.mx/2018/01/19/punto-punto-los-presidenciables/

Punto por Punto

Los presidenciables

Por: Mauricio Zapata
2018-01-19

Está a punto de concluir la etapa de precampaña de quienes aspiran a ser presidentes de México y hasta el momento el que mejor ha aprovechado este proceso es Andrés Manuel López Obrador.

Independientemente de que si sus propuestas y proyecto sean convenientes, buenos, malos o peligrosos, es el precandidato que más ha crecido y más gente ha aglutinado a su causa.

Si hoy fueran las elecciones, el tabasqueño ganaría sin mayores problemas.

López Obrador ha sabido capitalizar a su favor cada golpe mediático que le han propinado. Ha sabido usar bien las redes sociales para hacerse de más simpatizantes y para contrarrestar esos ataques.

La estrategia de los otros dos precandidatos de tener como discurso principal ataques a AMLO ha sido, irónicamente, más a favor de éste, que en contra. Ya deben cambiar su línea.

Ricardo Anaya, ha hecho buena campaña. Ha podido salvar algo de lo perdido. Si bien, sus propuestas rayan en lo populista, ha hecho mucho ruido, y eso de alguna manera ha agradado un poco, sin embargo, no le ha alcanzado para crecer, sólo para sostenerse.

Por su parte, José Antonio Meade, es, quizás, el que mejores propuestas ha planteado. El que ha llevado una campaña más propositiva, pero su imagen gris y priista lo ha arrastrado.

Es un tipo con poco carisma, cuyo discurso débil y de poca monta no le ha permitido crecer. Su plan de trabajo es bueno, pero su mensaje no ha podido penetrar entre los electores.

Si bien, no han logrado sacarle trapitos al sol, los adversarios ahora le juegan a decir que no levanta y que podría ser sustituido y esto ha pesado mucho en su campaña, a tal grado que está estancadísimo.

En lo personal, creo que Meade podría ser un buen gobernante, sin embargo, para llegar a serlo, debe ser un buen candidato y esta parte fundamental, no ha podido lograr.

Andrés Manuel, es un tipo con mucha experiencia electoral y sabe decir lo que la gente en este momento quiere escuchar. Ha sabido jugar con el tema chusco en las redes sociales y cada propuesta que plantea, por muy compleja que sea para llevarla a cabo, ha sido bien recibida por la gente.

Ricardo Anaya no tiene mucha credibilidad, pero al paso del tiempo ha podido sacarle raja a eso y usarlo a su favor, pero igual que Meade, no crece mucho.

El asunto es que la precampaña se ha vuelto poco competitiva.

Si fuera un partido de futbol, pareciera que quien domina el balón y tiene el control de la cancha, pero además el aliento del público es López Obrador quien cada vez que llega al área rival, lo hace con peligrosidad y anota buenos goles.

Cada vez que Anaya quiere armar una jugada hacia el frente, le roban el balón, hacen la descolgada y le anotan en su portería.

A Meade le quitan todas las pelotas. Su medio campo es débil; no ha hecho jugadas. Apenas logra tener la bola y armar una jugada por los costados, llega un adversario, se barre y manda el balón a saque de banda, pero para su mala suerte en esa barrida, la pelota le toca el pie de último momento y ese saque de banda es marcado en contra del priista.

El caso de López Obrador va bien. No tiene por qué cambiar su estrategia, tiene una buena ventaja, tiene todo a su favor y sólo es cuestión de tiempo para afianzarse. Desde luego que no debe confiarse, de lo contrario, se le pueden acercar y hasta remontar.

Los demás partidos tienen un consejo de inteligencia que buscan a toda costa tener algo que pueda hundir a AMLO, así que los de Morena no pueden darse por ganados.

Anaya tiene bien definida su estrategia y confía en el tiempo para afianzarse, pero no la tiene nada fácil.

Con Meade van paso a paso. Pero muy lentos. Quizás estén esperando a que comience la campaña para hacer los cambios necesarios. Pero no pueden esperar mucho tiempo, porque entonces éste se los va a comer.

Le podría pasar lo que a Baltazar: se confió y cuando se dio cuenta y empezó a hacer campaña, a deslindarse, a proponer y a hablar fuerte, ya era demasiado tarde.

Por lo pronto, la pelota es color guinda.

En cinco palabras: Meade no pinta en Tamaulipas.

PUNTO FINAL.- AMLO ríe; Anaya sonríe; Meade hace pucheros.

Twitter: @Mauri_Zapata

 







NOTAS DEL DIA
OPINION
ANÁLISIS Y MEDIOS




error: contenido de muropolitico.mx