https://muropolitico.mx/2018/06/13/punto-por-punto-candidatos-en-la-universidad/

Punto por Punto

Candidatos en la universidad

Por: Mauricio Zapata
2018-06-13

El encuentro de los candidatos a la presidencia de México con estudiantes y comunidades universitarias ya se está volviendo una práctica común. Qué bueno, es muy sano, era un sector olvidado.

Independientemente de lo que se ha dado, como lo de Anaya en la Ibero, AMLO en la UNAM y Meade en otros auditorios universitarios, el diálogo con la clase joven pensante fortalece la democracia.

Ya habíamos comentado que en Tamaulipas (salvo honrosas excepciones) este tipo de eventos no son comunes, no les gusta ni a los candidatos, ni a los partidos y mucho menos a los directivos de las instituciones de educación superior (insisto, salvo honrosas y contadísimas excepciones).

¿Se imaginan uno, por ejemplo, del candidato del Frente en alguna Universidad o institución de educación superior de Tamaulipas?

Imaginemos entonces.

El encuentro estaría lleno de color, con banderas, batucadas, confeti, trompetas, matracas y música, es decir, perdería el estatus de foro, para convertirse en un mitin.

A los estudiantes independientes, con ideologías, inteligentes, con ideas y claro rechazo al oficialismo les negarían la entrada al evento. Serían los primeros en no ser convocados.

Los grupos de animación, esos que hacen piruetas, estarían al frente para hacerle “panchos” al candidato. Los del equipo de fútbol americano de esa institución harían la valla, le gritarían como orangutanes “u.u.u.u.u.u” y le exclamarían la goya (plagio de la UNAM) pero al final en vez de decir “Universidad” dirían “Anaya”.

El “encuentro” no sería moderado por algún académico, sino por algún “animador” o “maestro de ceremonias” pegando de gritos y en vez de organizar un debate, organizaría porras para recibir a “nuestro” candidato.

En primera fila estarían los directores de las escuelas o planteles que conforman ese centro de estudios.

Los alumnos estarían organizados por el ala joven del partido y para llenar el lugar con mucho color, llevarían algunos seccionales, para que organizaran las “espontáneas” porras.

La música sería el principal ingrediente.

La mayoría de los alumnos llevarían, también de manera “espontánea”, playeras con la leyenda del Frente y su candidato presidencial.

En el presídium, no estarían los académicos para moderar el foro y el diálogo con los estudiantes, sino que estarían los principales funcionarios del PAN estatal; diputados locales y federales y si no es “horario de trabajo”, alcaldes y servidores públicos.

La bienvenida la daría alguna estudiante que pertenece a las filas panistas, obviamente con un discurso previamente revisado por las autoridades partidistas y de su centro de estudios. Estaría lleno de flores y sobre todo de agradecimientos.

Hablaría a nombre de los “académicos” el maestro más mitotero, el que organiza los festivales y que es coordinador de los grupos de animación, desde luego, que también su arenga estaría llena de elogios hacia el candidato. Intervendría también el dirigente del partido y para finalizar el candidato.

Las pancartas serían con las siguientes leyendas: “Estudiantes de Matamoros, presente”. “Medicina con Anaya”. “Te amo, Anaya”. Y a lo mejor la más fuerte diría “Queremos más becas”.

En el punto de preguntas y respuestas, tendrían participación estudiantes previamente seleccionados y sus cuestionamientos sería puras alabanzas al candidato, quizá la pregunta más fuerte sería “¿cuál sería su propuesta para fortalecer la educación?”.

Cada respuesta del candidato estaría acompañada de aplausos y ovaciones, seguirían los “u.u.u.u.u.u” de los muchachos del equipo de fut americano y un “se ve, se siente, Anaya está presente”.

Si nos imaginamos a los otros candidatos, pues sería algo similar, solo que con menos logística y coordinación. El más vacío sería el de López Obrador e irían sólo los más rebeldes. Con El Bronco sólo los empleados administrativos.

Quizá al leer esta columna e imaginarse el evento se rieron, pero es una realidad, en Tamaulipas no hay cultura de la democracia y como que ya va siendo hora de poner seriedad a esto.

EN CINCO PALABRAS.- ¿Cuál universidad tamaulipeca se imaginaron?

PUNTO FINAL.- “Las críticas no serán agradables, pero son necesarias”: Winston Churchill.

Twitter: @Mauri_Zapata







NOTAS DEL DIA
OPINION
ANÁLISIS Y MEDIOS




error: contenido de muropolitico.mx